TRES DÍGITOS

Días transcurridos en mi cabeza: no hay un número exacto, pero lo acompaña la terminación “miles”

Días transcurridos en el calendario social: 157, contando desde el primer lunes en que todo fue diferente (al menos para mí).

Ciento cincuenta y siete días, 157 días, cien + cincuenta + siete, uno – cinco – siete… no importa la manera en que los presente al final concluyo en que no han sido tantos.

Claro que si los comparo con los 11,227 que he recorrido desde hace 30 años es obvio que 157 días no representa un número importante, pero son los días que te hacen tangible y real querida cuarentena, tan solo tres dígitos que le han dado la vuelta a mi vida (bueno realmente a un país), días que al parecer seguirán sumando cifras y al menos por mi bien he decidido hacer la pases.

Dicen que tardamos aproximadamente once semanas para ‘superar’ un rompimiento amoroso y apreciar los aspectos positivos, un total de 77 días. Tú y yo no tuvimos una relación previa pero cuando llegaste fue con todo y causaste no solo una, sino varias rupturas, grietas, huecos o como quieras llamarle, si te soy sincera no fuiste de lo más agradable pero no podía alejarte así que comenzamos esta relación.

Tengo que aceptar que la psicología nuevamente tiene razón, porque basto con que pasaran los días para apreciar las cosas positivas que trajiste contigo a mi vida.

Claro, no diré que ahora todo es miel sobre hojuelas y que eres mi cosa favorita en la vida, pero al menos tengo que darte la razón en que necesitaba una pausa (y aquí entre nos, el mundo necesitaba un respiro).

Mis días a tu lado comenzaron haciéndose espacios pequeños para observar, sentir, pensar, brincar, correr, gritar, experimentar, aprender, reprochar y agradecer, quizá al principio más como un caos pues querías enseñarme todo al mismo tiempo, pero entendiste que yo aprendo a pasos chicos y me diste la oportunidad de conocerte más lento.

Hoy es el día 157 y te puedo asegurar que nadie me había hecho cambiar tanto, nadie me había enfrentado a mis peores temores, nadie me había retado hasta el punto de dejarme sin salida, nadie me había acorralado hasta obligarme a encontrar una salida, nadie me había recordado mi verdadero YO y lo que creía…

Y heme aquí, con miedos y dudas, pero siendo más real y más valiente, viviendo días de 24 horas, apreciando cada detalle y agradeciendo las inmensas bendiciones.

Han pasado 157 días, pero como nosotros comenzamos con la ruptura te propongo seguir en reversa y ver a donde llegamos, no puedes ser tan mala si fuiste quien me recordó que debo tomar un respiro para después poder seguir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: