Kilómetros

Dicen que a las personas que están destinadas a encontrarse, las une un hilo rojo invisible, y que por más que se enrede nunca podrá romperse, y pese a que los nudos parecieren muy complicados la realidad es que son fáciles de deshacer cuando decides no seguirlo complicando.

Me gusta esa historia, me hace pensar en algo mágico que hace que el tan ansiado amor se sienta más real.

Pero cuando miro el mundo, sus trazos y líneas que le dan forma no puedo dejar de pensar en que quizá lo que une a las personas son kilómetros. Ya sé, suena menos romántico que un hilo rojo invisible, pero si lo pensamos en términos de coincidencias al menos tienen en común que los kilómetros y el hilo son invisibles.

Claro los kilómetros todos los conocemos, al menos de nombre porque matemáticamente hablando suelo olvidar equivalencias, quizá por eso, por ser algo tan común no suene tan bonito decirle a alguien: eres lo que estaba al final de mis kilómetros.

Pero te lo contare de otra manera a ver si me compras esta idea: imagínate que un día de la nada se te ocurre que quieres hacer algo extraordinario, tomas un globo terráqueo, le das vueltas y (aquí viene el cliché) lo detienes con un dedo y el lugar que marque será tu destino, así que tomas una mochila, no necesitas maletas para algo así, solo llevas lo necesario tu celular, un libro, un cargador, quizá una cámara, un cambio de ropa, dinero… y bueno tu vida y tus ganas por vivir una aventura.

Así que ahí estas, recorriendo unos ¿100 kilómetros? ¿1000? ¿10,000? ¿Ya te dije que no soy buena con los números? En fin llegas a aquel otro lugar y sumas más kilómetros, recorriendo sus calles, tomando su transporte, subiendo a un barco o lancha, de ti depende que tantos kilómetros estés dispuesto a recorrer, lo que no sabes es que al final de esa suma de kilómetros hay alguien esperándote, puede ser el día que regreses a tu hogar: estas sentado esperando tu vuelo y ¡voila! te topas con esa persona que solo vivía en tus sueños, quizá no cumpla con una lista especifica de características pero será de esos momentos en que simplemente lo sabrás.

Ok ok suena a una mala novela adolescente, así mucho menos me creerás que es romántico esto de los kilómetros, a ver que te parece esto: te levantas todos los días para ir a un trabajo, si es fin de semana puede que salgas de paseo o al super, la cosa es que ya sea en transporte público o andando, comienzas a sumar kilómetros a esa calculadora que comienza a correr con tu primer paso. Y puede ser que en uno de esos días en que estas sumando tus kilómetros lleguen al total necesario para juntarte con esa persona.

También sé que la idea de los kilómetros suena algo abrumadora, pues solemos cansarnos solo con recorrer uno, pero ¿no suena fascinante la idea de que no tenemos raíces para estar en un mismo lugar?

Quizá no soy la persona indicada para tratar de convencerte, pues mis kilómetros aun no son los suficientes para decir ¡Eureka, lo encontré!, pero si al menos te he hecho pensar en la posibilidad de moverte para lograrlo, puedo sentarme a mirar este mundo y su hermoso diseño pensando en que es posible que al final de mis kilómetros lo encontraré y comenzaré a una nueva cuenta, solo que ahora multiplicada por dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: